Páginas

Me gustas cuando callas porque estas como ausente.

sábado, 7 de diciembre de 2013

Navidad


Es difícil contagiarse del espíritu navideño cuando hay tanta apatía a tu alrededor. El clima frio y todos los recuerdos de mi infancia no ayudan mucho. Porque yo recuerdo una época donde al caminar por la calle, había luces por todas partes, luces que iluminaban cada paso de tu caminar. Veía esperanza en los rostros de mis vecinos, veía felicidad. Recuerdo ir a casa de mi abuela y ver el enorme pino de navidad en medio de la sala. Y no importaba que no hubiera regalos, porque había alegría. Pero ya no, no hay árbol, no hay alegría, no hay sonrisas, no hay navidad. En últimos años, temo porque llegue noche buena, navidad y no se diga de año nuevo. Esas estúpidas reuniones familiares donde la tensión que nos recuerda tantos problemas pasados, tantas peleas que no se pudieron arreglar y que a mi parecer nunca se podrán resolver. No puedo continuar tratando de charlar amistosamente mientras mi madre y tía se miran con odio, sonriendo falsamente, fingiendo tolerarse y después al siguiente día, escuchar a mi madre quejarse por milésima vez de lo mismo, oírla repetir cosas sin sentido y que si lo tienen, ocurrieron hace tanto que debería dejarlas atrás. 

Lo más cercano a la navidad que tengo es acurrucarme en mi cama con Coddy disfrazada de Santa Claus, escuchando villancicos de Michael Bublé, mientras leo Cumbres borrascosas y tomo una copa de vino tinto. Y entonces la felicidad que me invade, me da tristeza y lloro para poder dormir suplicando que esta época se esfume pronto y poder volver a la rutina que es mi vida.

SharonEliana

7 comentarios:

Claudiettha J.V. dijo...

Mis navidades cada vez han perdido más ese dulce y agradable espíritu navideño, y es una verdadera lastima.

Besos.

MeriiXún dijo...

Mis Navidades tampoco son geniales, y menos desde que mi padre tuvo el accidente y va en silla de ruedas, pero su alegría en estas fechas es tan grande que es imposible que a una no le afecte. En cuanto a kas reuniones familiares, apenas tengo, porque gran parte de la familia vive en otro sitio y no suelen venir.
Un beso!!

Yahira potterica dijo...

yo en mis navidades, me falta muchos familiares que quería demasiado, y ya no es lo mismo de antes. Aparte, que al mudarme de comunidad, no puedo pasarlas en familia como en el pasdo. No las odio tanto como tú, pero no es lo mismo
un beso

Cathiie dijo...

Las cosas cambian según crecemos y eso se nota sobre todo en la Navidad. Ahora nos hemos dado cuenta que todo es más comercial y hemos perdido esa inocencia que hacia que estas fechas fuesen más dulces y bonitas.
Un besote grande!^^

Reinhardt Langerhans dijo...

Forja tu navidad y que nadie te quite el disfrute de estas fechas de properidad. Que todo el mundo haya dejado de creer no te obliga necesariamente a perder la fe.

Rebélate ante la apatía y sácale el jugo a la naranja navideña~

Saludos ^^

Reinhardt Langerhans dijo...

Forja tu navidad y que nadie te quite el disfrute de estas fechas de properidad. Que todo el mundo haya dejado de creer no te obliga necesariamente a perder la fe.

Rebélate ante la apatía y sácale el jugo a la naranja navideña~

Saludos ^^

Ana Belén dijo...

Es una entrada que me ha encantado, y no hay más que decir. Al igual que el diseño de tu blog que tiene algo que engancha, que atrapa. Me encanta, me encanta. Me hago seguidora desde ya mismito, y te invito a que pases por mi blog http://alachicadelcafe.blogspot.com