Páginas

Me gustas cuando callas porque estas como ausente.

sábado, 27 de abril de 2013

Cuento que no es cuento


Nunca habia comprendido la vida. Siempre habia caminado apenas inmutandose de lo que ocurria a su alrededor. Esa mañana desperto con una extraña sensacion en la garganta. Con el sabor de un presentimiento que no decia nada bueno.
A pesar de todo sonrio como cada dia y se levanto de entre sus sabanas. Arreglo su cama y se metio a la ducha.
El agua estaba helada. Pero se sentia bien a pesar de los 10 grados que marcaba el termometro. Se arreglo lo mejor que pudo y su larga cabellera la amarro en una gruesa y roja cola de caballo. Bajo corriendo las escaleras y se acerco a donde estaba su madre. Tomo el jugo de naranja que le ofrecio y salio disparada despues de dar una mirada fugaz al reloj que le indicaba que una vez mas iba retrasada. Corrio tan rapido como pudo, una cuadra antes de la escuela escucho el timbre y resignada a que ya no le permitirian entrar se desplomo en la banqueta. Hizo una mueca.
-Te sientes mal?-inquirio una voz amable
-No, estoy bien solo que...-se detuvo al notar que estaba a punto de hablar con un completo extraño
-Bueno ibas corriendo y de pronto te dejas caer-añadio el hombrecillo de barba blanca
-Estoy bien de verdad, gracias por preocuparse-dijo al tiempo que se ponia de pie y se sacudia el trasero
-Te ayudo con tu mochila?
-No gracias, no esta pesada
-A donde vas?-pregunto el anciano
-A mi casa
-Vives en la casa anaranjada verdad?
-Como lo...-se detuvo, su casa era demasiado llamativa asi que no era raro que la reconocieran por esa razon-mire gracias por preocuparse, pero en serio la mochila no pesa puedo volver por mi misma, no lo quiero retrasar en...lo que sea que iba a hacer
-Pero yo te iba a  buscar a ti
Dicho esto el hombre se arranco la barba y arrojo su baston al suelo.
Ella se asusto. Dio un paso en reversa pero se olvido de la banqueta por lo que que cayo de espaldas. Sintio como si frotaran un hielo por todo su cuerpo. La sangre se helo y solo vio a aquel sujeto acercarse más y más. Rogo por que alguien pasara, que alguien los viera pero a esa hora de la mañana no habia ni un alma en la calle. Intento gritar pero no logro hacerlo. El hombre le tomo una mano y comenzo a moverla. Era una sensación extraña, muy extraña como si sus piernas ya no le pertenecieran mas y se movieran a voluntad de sujeto que la estiraba. Su vista comenzo a nublarse y de pronto ya no supo más de ella.
Al despertar vio una habitación rosada. Repleta de muñecos de peluche, bajo la mortecina luz que iluminaba la habitación, el rostro de los osos parecia tener un gesto malevolo, siniestro. Se sintio asustada. Intento moverse pero sintio mucho dolor. Se quedo quieta. Parecia estar sobre algo blando. Algo que parecia ser una cama. Y lo era. Hecho un vistazo a su cuerpo para intentar localizar lo que sea que le estuviera provocando ese agudo dolor que lo la dejaba moverse. No habia nada. Trago saliva. "Vendran por mi" penso. Pero algo dentro de su corazón le decia que no, que no seria asi, que moriria a manos de ese hombre. Sintio una lagrima correr por su mejilla.
De pronto la puerta se abrio y vio a su captor sonreirle.
-Hola queridita, ¿como te sientes?
Los labios le temblaban. El hombre se habia quitado el bigote y se habia cambiado la ropa de anciano que llevaba. Usaba una camisa blanca muy ajustada que dejaba ver su barriga. La beso en la frente.
-Estaras bien cariño, solo que con lo que te inyecte te sientes algo adormecida y adolorida, pero mañana se te pasara y podremos salir a jugar juntos como antes. Le sornio.
Ella lo miro a los ojos. No entendia que estaba pasando, sentia miedo, sentia enojo, sentia demasiadas cosas que no podia explicar.
Él le cerro los ojos.
-Duerme, descasa mi pequeña, papi estara aqui cuando despiertes.
Lucho contra sus ojos que se cerraban pero no lo logro, se sumio en un profundo sueño.

FICCION
Sharon Eliana
 

Escrito: Sábado, 17 de diciembre de 2011 a la(s) 1:37

1 comentario:

Sofi- Let it Be- dijo...

Woooooooooooooooow, me quede como o.O jajajajaja
Super asombrada, FUE DEMASIADO GENIAL, me hiciste sentir lo que sintió la chica del texto, en verdad... Que miedo, creo que en su situación muero de un ataque de pánico jajaja

Muy genial como lo escribiste, demasiado! En verdad...
Lo escribiste hace 2 años? Por qué esperaste tanto para subirlo? jaja

Abrazo Linda, espero que estes bien, nos leemos y comenté la entrada anterior también :3