Páginas

Me gustas cuando callas porque estas como ausente.

martes, 8 de enero de 2013

El no verdadero comienzo



Esto empieza el día siguiente a una especie de tragedia que sucedió en un pequeño pueblo que nadie conocía, pero inicia en un lugar bastante lejos de el pueblillo. Alejados pero conectados.  Era una fría noche aquel 20 de diciembre. Las luces navideñas resplandecían en aquel hogar. Se sentía una tranquilidad sobrecogedora.
-¿Sabes qué? Me largo!-un grito rompió el silencio e hizo que hasta la nieve se intranquilizara-¿Quieres dejar de cuidarme?-la voz era amarga- ya no soy una niña pequeña que puedes manejar a tu antojo!
-Por favor, ven hablemos tranquilamente,-suplico una voz cansada-ya te lo dije después de la ultima vez…
-No me importa, mira mis amigos son los únicos que me entienden, cuando bebo soy feliz, me arrebataste a mi padre, también quieres acabar con mi felicidad?-prosiguió la irritada voz
-Pero hija…
-Lo siento mamá, pero no me pienso quedar encerrada en este infierno, si lo hago terminare suicidándome, si tu lo quieres hacer hazlo, pero a mí no me inmiscuyas en tus amarguras-diciendo esto la joven salió corriendo dando un portazo.
La mujer se hecho  a llorar. Estaba perdiendo a su hija. Si bien su relación nunca había sido la mejor, se toleraban una a otra y ella podía lograr que su hija la obedeciera, pero durante todo ese año Emily había cambiado. Comenzaba a reclamarle por su padre, el cual antes nunca le había importado. Era como si buscara alguna razón para reprocharle algo a la mujer que le dio la vida, a la mujer que había luchado por protegerla. Todos los recuerdos se agazaparon en su mente. Recuerdos que ardían y se clavaban en lugares donde no podían ser tolerados.
Un dolor repentino la golpeo en la cabeza. Se llevo la mano al sitio de donde provenía el dolor y presiono. Se dirigió al baño y tomo el botiquín que guardaba en la última repisa del estante. Tomo dos aspirinas y el frasco de pastillas para dormir. En la cocina tomo un vaso de agua y tomo ambas aspirinas al mismo tiempo. Lleno otro vaso con agua y se encamino a su dormitorio. Puso el frasco de pastillas para dormir en su mesita y se juro no tomarlas si no era estrictamente necesario.

Mientras tanto Emily se divertía como nunca. La “posada” que había tenido lugar en casa de su "novio" se agrandaba cada vez mas. Con cada cerveza que bebía sentía un cosquilleo por todo el cuerpo. Se sentía feliz aquella noche, feliz como hacía mucho que no. Bebía y bailaba. Cuando se sintió mareada inmediatamente fue a descansar en las piernas de Mario quien la abrazo y beso ofreciéndole una botella más que acepto gustosa. Se había jurado que tomaría hasta perder la conciencia y lo estaba logrando increíblemente bien. Solo rogaba que su madre no la fuera a buscar antes de lograr su cometido tal y como lo había hecho apenas una semana antes en casa de Kitty. Había sido de lo más vergonzoso. Esta vez había tomado la precaución de no decirle a donde iba.

Myrna tomo el frasco recordando las palabras de su hija “terminare suicidándome, si tu lo quieres hacer hazlo”. Trago una y se sentó en el borde de su cama. Múltiples pensamientos pasaron por su cabeza. Cientos de preguntas, de historias y de posibles desenlaces para su vida. Tenía 45 años. Su familia no quería saber de ella. Había tomado a su hija y había huido de ellos. Y el padre de Emily era una historia que no quería recordar. Se refugió en esa casita que había pertenecido a sus padres. No los había visto en los últimos 15 años. Tomo otra pastilla. Nunca le había hablado a su hija de nada relacionado con su padre. Le dolia pensar que Emily lo pudiera conocer. Eso le pesaba, pero ella estaba ya demasiado cansada. Pensó en sus hermanas con amargura. Sonrió. Esta vez mas decidida que nunca vacio cuantas pastillas pudo en su mano y la trago todas, algunas no lograron entrar en su boca, cayeron sobre la cama. Por el piso rodo el frasco vacio mientras ella, abatida se dejo caer en su cama llorando con amargura. Siguió pensando en su hija mientras pedía perdón y suplicaba por un buen futuro para la jovencita. Seguramente Lydia la encontraría por la mañana regresara de su viaje, Emily no llegaría. Nadie la salvaría. Comenzaba a dormirse cuando se arrepintió de no haber dejado una nota de despedida, pero ya era demasiado tarde. Un inmenso dolor la ataco en el estomago. Su boca se sentía amarga. Apretó los dientes y cerró los ojos con fuerza mientras poco a poco caía en un profundo sueño del cual jamás despertaría.

Mientras su madre moría, Emily estaba cada vez más ebria. Se sentía liberada y en el momento en que su novio comenzó a pasar de los besos en los labios a besarla en el cuello la adrenalina aumento. Sentía un cosquilleo en su interior que jamás había sentido. Era la mejor sensación del mundo. Había bebido bastante pero no lo suficiente, tomo una botella más y la bebió tan rápido como pudo. Su garganta dolía, sentía ardor cuando el alcohol llegaba a su estomago. Sintió la boca de Mario en el cuello una vez más y pudo sentir que las manos subían por sus muslos. Era una sensación electrizante. Exactamente al tiempo que su madre dio su ultimo respiro, Emily se desmayo.

Sharon Eliana

5 comentarios:

Sofi- Lei it Be- dijo...

Ohhhh esto es el primer cap de la novela "Permanece junto a mi" verdad? vi la imagen y ya la estaba recordando...

Lindo, lindo lindo, amo este fragmento :B AMO ESA NOVELA, cuando va a volver? jajaja
La extraño y quede con la duda jaja

Abrazo linda, comenté todas las entradas anteriores que no había podido leer..Abrazo giganteeeee

Milagros ϟ dijo...

No sabia que era un fragmente, que lindo. Me gusto enserio tu post.
¿Tiene libro,cuál es?
Enserio que no sabia que habías cambiado de blog, asi que ahora te sigo y no te perderé de vista!
Que andes genial,beso♥

Motherfucker (with a brain) dijo...

Nadie la salvaría. Comenzaba a dormirse cuando se arrepintió de no haber dejado una nota de despedida, pero ya era demasiado tarde. Un inmenso dolor la ataco en el estomago. Su boca se sentía amarga. Apretó los dientes y cerró los ojos con fuerza mientras poco a poco caía en un profundo sueño del cual jamás despertaría.

que hermoso fragmentoooooooooooooooo.

Rommy (: dijo...

Aaaaay! D:
Tragicamente lindo :) /:
Amo cada pedacito de estas historias que escribas, guapa. La verdad es que lo haces de maravilla! puf, de segura ya has escuchado o algo así xD
No creo que esta historia esté tan alejada de algunas realidades D: No sé si exactamente con el mismo desenlace, pero si jóvenes descarrilados, queriendo perder la conciencia para escapar de los problemas, mientras los padres ya no saben que hace... uuf! creo que eso si existe y en muchos lados /:

Muy lindo, sharon :)
Un abrazo de oso!

Paulina dijo...

Hasta ahorita que vi tu comentario en mi blog me di cuenta de que habías actualizado el tuyo para acá jaja con razón no había visto nuevas entradas tuyas en mi Escritorio.
Pero bueno, ya te sigo aquí<3

Cuídate, Sharon.